Páginas vistas en total

lunes, 18 de junio de 2012

Medir, el único camino.


Medir, el único camino.

Según la OMS en su informe publicado en 2010 “La financiación de los sistemas de Salud, la financiación hacia la cobertura universal” Entre un 20 y un 40% del gasto sanitario es ineficiente, debido al mal uso de las pruebas complementarias y inadecuadas pautas farmacológicas entre otros aspectos.
Estos datos, que me atrevo a tildar de “devastadores”, no contemplan los sistemas de gestión utilizados actualmente, digamos que analiza superficialmente la estructura fundamental de los sistemas sanitarios, focalizando su atención en el gasto farmacológico y en el uso de pruebas complementarias... Podríamos decir que una parte del gasto sanitario se va “por la taza del WC” sin dar un valor añadido de ningún tipo a esa inversión.
Parece evidente, que deberíamos ser capaces de demostrar las bondades de nuestra intervención, y disponer de indicadores que demuestren el ahorro de nuestras actuaciones en los sistemas de salud. Nada más lejos de la realidad, no disponemos de guías clínicas ni protocolos estandarizados, y esto genera dos problemas fundamentales. El primero que es imposible medir los resultados de nuestro trabajo, y el segundo y más preocupante, que no siempre basamos nuestros tratamientos en la evidencia científica.
Está claro que deberíamos medir, y no tan solo el resultado de nuestros tratamientos sobre la salud de la población, deberíamos poder estadificar como influyen en la carga farmacológica de los pacientes, en los días de baja que estos realizan controlando estos resultados en estudios de doble ciego, y en la percepción de salud de los usuarios que han pasado por nuestras manos.
Fisioterapeutas obligados a tratar a 8 pacientes por hora en algunos sistemas públicos de Salud, no ayudan a solucionar nuestros problemas, es un despropósito continuar por estos pedregales, probablemente a los pacientes se les diga que están haciendo Fisioterapia, pero a mi entender eso de Fisioterapia tan solo tiene el título del profesional que les está atendiendo. O replanteamos nuestras intervenciones o saldremos expulsados del sistema. Y además es seguro que la influencia de los tratamientos realizados es o bien nula, o no lesiva...
Estas sistemáticas de actuación han contaminado la asistencia de los usuarios de aseguradoras médicas, que pagan una media con alguna digna excepción de entre 4 y 7 Euros por sesión de Fisioterapia... Saquen números y verán de donde salen los 8 pacientes horas en algún caso, si restamos los gastos fijos de explotación, pagamos a los profesionales y queremos sacar algún beneficio es la única manera de mantener un negocio... eso si, sin darnos cuenta que hemos dejado de trabajar de Fisioterapeutas.
A mi entender hay solo un camino, Fisioterapia de calidad, con números que sustenten que es más económico y eficiente ver 2 o 3 pacientes hora como máximo. Para eso hay que medir y demostrar a los sistemas de salud públicos y privados que invertir en Fisioterapia es ahorrar dinero, seguir el otro camino es consolidar la humillación profesional a la que nos vemos sometidos.
Necesitamos que nuestros doctores, nuestras universidades y los gestores nos ayuden en este camino, y sobre todo transformar nuestra forma de pensar y de entender la Fisioterapia. Los centros privados con pacientes privados demuestran cada día las bondades de la Fisioterapia, y lo hacen porque los pacientes siguen acudiendo y confiando en ellos.
Espero que algún día se produzca el cambio, y que la atención a los pacientes esté por encima de la rentabilidad de nuestros negocios, el tiempo está demostrando que seguir el camino del volumen, en un mercado saturado de Fisioterapeutas no hace otra cosa que bajar los precios. El mercado libre es positivo, pero no lo ha de ser a costa de la calidad de los tratamientos ofrecidos. Que sea la evidencia científica quien marque el tipo y la duración necesaria de los tratamientos, y a partir de ese punto que entre la libre competencia.
Manel Domingo.

3 comentarios:

  1. Y yo que pensaba que la duración de las sesiones las decidía un señor con bata que pasa consulta en el despacho de al lado y que tiene años de experiencia en hacer listas de aparatos de electroterapia con su firma y un cuño.

    ...

    ResponderEliminar
  2. "Los centros privados con pacientes privados demuestran cada día las bondades de la Fisioterapia, y lo hacen porque los pacientes siguen acudiendo y confiando en ellos." Si los pacientes siguen acudiendo y acudiendo a la asistencia pública va a ser difícil demostrar la eficiencia de la fisioterapia. Mejor que acudan, se curen y no vuelvan.
    Carlos, la duración de las sesiones, en muchos casos, la deciden supervisores de fisioterapia, con título de fisioterapeuta y sin bata blanca. ¿Médicos malos, fisios buenos? No.

    ResponderEliminar
  3. He leído todo lo que has puesto en el blog y he sido incapaz de ser politicamente correcto....AMEN HERMANO!!!.

    Se puede medir? Si, pq no? Imaginación, innovación y sobretodo tener ganas de hacer buena clínica.
    Cual es el problema que veo yo? que me formo en técnicas, tengo ganas de evidenciar todo lo que hago pero el material no me lo dejan...material caro...
    No dejaré de intentar evidenciar que mis pacientes neurológicos crónicos, subagudos o agudos mejoran, pero vaya las zancadillas que ponen....

    ResponderEliminar