Páginas vistas en total

miércoles, 27 de junio de 2012

El hombre es un lobo para el hombre.

“El hombre es un lobo para el hombre”

Alexander Hamilton, John Locke, Jean-Jacques Rousseau y Montesquieu contribuyeron al desarrollo de la línea de pensamiento conocida como “Separación de Poderes”, es una de las bases de la democracia y del funcionamiento de los Estados  tal como se entiende actualmente, básicamente divide los “sombreros” con capacidad de decisión en tres clases, y hace incompatible la utilización de más de uno de ellos.


Tengo poco pelo y un solo sombrero. Pero curiosamente me “relaciono” con personas que parecen tener más de uno, esto les genera una confusión mental acentuada… Hablan, trabajan, negocian sin saber que sombrero llevan puesto en esos momentos, una cabeza admite un solo sombrero, pero puede tener diferentes y lícitos intereses… Imaginaros un señor vestido de mecánico regulando el tráfico, otro con un bañador de socorrista en el Congreso de los Diputados o alguien ataviado en plan ejecutivo en la cola de un comedor social…
Si uno tiene la suerte o la desgracia de tener un nutrido sombrerero, ha de saber que corre el riesgo de que su ego, su persona y a la vez su cabeza crezcan. Es difícil remar hacia diferentes intereses, cansa demasiado, y al final por un tema de practicidad supina, hay que elegir un camino…

No hay que construir y adaptar sombreros a las cabezas, hay que buscar cabezas que entren y encajen con los sombreros.
Los mecanismos de “checks and balances” que podríamos traducir como controles y contrapesos, existen de una manera estandarizada en el funcionamiento de los Estados, sobre todo y con más intensidad en los Anglosajones. Son sistemas  de “marcaje” que permiten “vetarse” mutuamente a los tres poderes, para garantizar que ninguno de los tres podrá imponerse al resto.
Vivimos en un sistema profesional armado de amplios sombrereros y sin claros “checks balances”
Creo que a las profesiones nos iría bien aprender de la historia, y adoptar sistemas más transparentes y garantistas para la toma de decisiones o la defensa de los intereses profesionales.
Tito Macio, en su obra Asinaria (Comedia de los Asnos), vino a decir algo así como “ El hombre es un lobo para el hombre”, esta obra se escribió sobre el año 200 a.c . Posteriormente, ya en el Siglo XVIII se promulga la Separación de Poderes. En esencia, el motivo fundamental de esta separación y la creación de un Estado ideal, nace del pensamiento ilustrado que promulga que el Estado ha de tener como fin,” proteger a los hombres de los hombres” y garantiza esta protección fragmentando el poder, que hasta aquellos momentos recaía en la Figura de un solo hombre.
Los siglos pasan, pero los hombres no aprendemos de nuestros errores y  seguimos tropezando con las mismas piedras.

Manel Domingo @fisiose

No hay comentarios:

Publicar un comentario